Seleccionar página
Compartir:

Para los profesionales del seguro, decir que el clausulado de un contrato es el que marca la diferencia no es ninguna novedad. Sin embargo, hay cuestiones en esta materia que el Mercado en general pasa por alto, y que tienen importancia clave para el cliente. Y es que hay factores que hacen que no todos los seguros aparentemente iguales generen la misma indemnización neta para el beneficiario.

LOS DETALLES en los clausulados marcan diferencias

Me permitirá el lector que en este punto escriba la conclusión del post, que argumentaremos a continuación: LOS DETALLES en los clausulados marcan diferencias muy sorprendentes para aquellos que no son especialistas en seguros de previsión social personal (sean compradores u operadores del sector asegurador). Ponerse en manos de alguien que domine estas cuestiones le puede reportar mucho dinero (o restárselo si llega el momento por el que contratamos el seguro: el siniestro).

Hablaremos en este primer post de dos cuestiones:

1 – Tratamiento fiscal de la indemnización según sea Aseguradora o Mutualidad

Comprar un seguro de vida en una aseguradora o en una mutualidad de previsión social cuyas primas sean susceptibles de desgravación puede suponer una diferencia en la cantidad neta que recibiría el beneficiario superior al 15%

2 – Impacto tributario en función de la modalidad de percepción de la indemnización

El cobro NETO de una prestación en caso de

invalidez o incapacidad profesional es claramente diferente en función de si el contrato establece que se puede percibir en forma de capital, renta o combinación de ambas. El que el contrato de seguro incluya esa cláusula, que no tiene ningún coste adicional para la aseguradora o mutualidad, puede redundar en que el beneficiario perciba diferencias sorprendentes, en función de la legislación actual. 

Si combinamos el impacto de las dos cuestiones anteriormente descritas, la diferencia es MUY NOTORIA.

Al lector que ha llegado a este punto del post le interesa la cuestión… Tangibilicemos lo comentado con un ejemplo:

Un contratante de un seguro de vida con un capital asegurado de 200.000€, dejará a sus beneficiarios una cantidad neta que oscila entre los 127.341€ del efecto combinado resultante en el caso de siniestro en un seguro de vida de una Mutualidad que se perciba en forma de capital, y los 221.485€ que percibiría un beneficiario de una indemnización cobrada en forma de renta durante 10 años en el caso de que la póliza de una aseguradora contemplara en su clausulado esa posibilidad.

Para los que estén menos familiarizados con este tipo de seguros, solamente una aclaración: la generación de una indemnización en forma de capital o en forma de renta hará que la capitalización compuesta a un tipo prudente (Bono Español a 10 años, por ejemplo) haga posible que el sumatorio de las rentas percibidas sean superiores a la propia indemnización.

Compartir:
Karysma BAR
931 592 807
Tuset 23-25, 4ª
08006 Barcelona
Karysma MAD
911 593 411
Avda. Somosierra, 12
Bloque Izd. 1º 28703
S. Sebastián Reyes, Madrid
Karysma PMI
871 590 021
Alfons el Magnànim, 29
Bloque C Piso 2º Of. 8
07005 Palma de Mallorca
Karysma VAL
960 592 074
Jacarandas 2 - of.132
46100 Valencia
Karysma VLL
983 490 014
Pasaje Marquesina, 26
47004 Valladolid
Karysma ZRG
876 590 234
Doctor Casas 20
Zity Centro de Negocios
50008 Zaragoza
Esta web utiliza cookies de terceros para anónimamente facilitarte la navegación y analizar el uso de la web. Si usted continua navegando acepta su uso.
Aceptar

Obtener más información